Síntomas de la ciática - BonomédicoBlog
BonomédicoBlogTraumatologíaSíntomas de la ciática

Síntomas de la ciática


Comentar
Publicado en Traumatología

La ciática es el dolor, debilidad, entumecimiento u hormigueo que se produce en la pierna por una lesión o presión sobre el nervio ciático. No se trata de una enfermedad en sí, sino que los síntomas de la ciática denotan la presencia otro problema de salud.

Síntomas de la ciática

El dolor lumbar es uno de los síntomas de la ciática y puede reducirse mediante la práctica de ciertos ejercicios.

El dolor lumbar es uno de los síntomas de la ciática y puede reducirse mediante la práctica de ciertos ejercicios.

Los síntomas del dolor de ciática pueden ir desde un leve hormigueo hasta una sensación de ardor. A veces el dolor es tan fuerte que la persona no puede moverse. Este dolor puede aparecer en un lado o en una parte de la pierna o de la pantorrilla y la planta del pie. La pierna afectada puede dar problemas para andar y mostrarse débil.

Este dolor puede comenzar de forma lenta y empeorar tras hacer una pausa o sentarse, por la noche, al estornudar, toser o reír, al doblarse hacia atrás o caminar unos metros, sobre todo, es es provocado por una estenosis raquídea.

Estos síntomas no suelen producir daños permanentes en el nervio ciático.

¿Por qué se producen estos síntomas?

Estos síntomas son producto de la irritación del nervio ciático mayor. Se trata de uno de los nervios más grandes del cuerpo, compuesto por raíces individuales, que surge de varias partes de la columna vertebral y que se juntan para formar su estructura. Comienza en la parte inferior de la espalda, justo en el segmento lumbar número 3 (L3).

La espalda tiene varios niveles, del de la parte inferior sale una raíz nerviosa de dentro de la columna que luego se junta a otras para formar el nervio ciático mayor. Este nervio recorre desde la parte inferior de la espalda hasta la posterior de cada pierna.

Desde cada pierna se ramifica el nervio ciático, en varias porciones, para proveer de nervios a partes de la pierna como nalga, muslo, pantorrilla, pie o dedos del pie.

¿Sabes que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta? Sin cuotas mensuales, sólo pagas si vas al médico. Consulta aquí como funciona.

Los síntomas de la ciática antes comentados (dolor de pierna, hormigueo, debilidad, etc.) varían según la zona del nervio comprimida. Si la compresión del nervio se da en el quinto segmento lumbar (L5) podrá producirse debilidad en la extensión del dedo gordo del pie y también en el tobillo.

¿Cuáles son sus causas?

Como hemos expuesto al hablar de los síntomas de la ciática, esta se produce cuando hay presión o daño del nervio ciático.

El nervio ciático empieza en la región lumbar y baja por la zona posterior de cada pierna.

Es un nervio que controla músculos de la zona posterior de la rodilla y región inferior de la pierna y da sensibilidad a la parte posterior del muslo, parte de la región inferior de la pierna y hasta la planta del pie.

La ciática se puede producir por los siguientes problemas de la parte inferior de la espalda:

Hernia de disco

Este tipo de hernia se produce por el abombamiento de la parte blanda inferior del disco por su parte fibrosa exterior, que provoca la irritación de la raíz nerviosa cercana que sale de la columna vertebral. Generalmente se cree que una herida provocada por una torsión repentina puede producir una hernia discal y la ciática. Pero la verdad es que estos discos se desgastan con el tiempo por pequeños traumatismos repetidos que conducen a que se hernien. La hernia discal lumbar tiene como síntoma común la ciática.

Estenosis raquídea

Se trata de una enfermedad asociada al envejecimiento y es bastante frecuente en los adultos de más de 60 años de edad.

Se produce por varios factores:

  • Articulaciones facetarias hipertróficas.
  • Hipertrofia de los tejidos blandos.
  • Abombamiento discal.

Este último produce presión en las raíces nerviosas que salen de la columna vertebral y provocan el dolor de ciática.

Síndrome piriforme

Este es un dolor que compromete el estrecho músculo en los glúteos. Cuando el músculo piriforme que hay en la nalga se irrita o pinza una raíz nerviosa comprendida por el nervio ciático se produce un dolor similar al de la ciática. No se trata de un dolor ciático verdadero pero se puede sentir de la misma manera que éste.

Lesión o fractura de la pelvis

Tumores

Discartrosis

Es la degeneración discal por el envejecimiento natural. Pero en algunas personas la degeneración de uno o más discos en la parte inferior de la espalda les puede producir un dolor como el que causa la ciática.



Espondilolistesis ístmica

Existen diferentes motivos por los que el nervio puede lesionarse y provocar molestias y cosquilleos.

Existen diferentes motivos por los que el nervio puede lesionarse y provocar molestias y cosquilleos.

Es una enfermedad que se produce después de una fractura por sobrecarga, que hace que una vértebra se deslice hacia adelante sobre otra. Esto provoca el colapso del espacio entre vértebras y la fractura y deslizamiento hacia adelante de la misma ocasionando el pinzamiento del nervio de la columna vertebral y el dolor de ciática.

Disfunción de la articulación sacroilíaca

Cuando la articulación sacroilíaca (que se encuentra en la parte inferior de la columna vertebral) se irrita y también el nervio L5, que está encima de dicha articulación, se produce un dolor parecido a la ciática.

¿Cómo se diagnostica la ciática?

Una vez se perciban los síntomas de la ciática, el médico deberá llegar a su diagnóstico mediante pruebas y exámenes. Para empezar, realizará al paciente un examen físico donde pueda ver si existe:

  • Debilidad al flexionar la rodilla o mover el pie.
  • Dificultad al doblar el pie hacia dentro o hacia abajo.
  • Problemas para agacharse hacia delante o hacia atrás.
  • Falta de reflejos o debilidad de los mismos.
  • Baja sensibilidad, entumecimiento o dolor al levantar la pierna estirada.

El médico suele dar con el diagnóstico sin problemas ni necesidad de pruebas. Aunque en algunos casos mandará realizar análisis de sangre, radiografías o resonancia magnética si lo estima conveniente.

Tratamiento de la ciática

Como hemos dicho al principio, la ciática es un síntoma y no una enfermedad. Por lo que su tratamiento empezará por encontrar la causa de este dolor para poder ser eliminado.

En algunos casos, el dolor de ciática no requiere de tratamiento alguno y la recuperación se produce por sí sola. Pero en otros casos, el enfermo deberá tomar los fármacos que le aconseje su médico.

También existen otras recomendaciones que pueden poner en práctica las personas con dolor de ciática para calmar dicho dolor como:

  • Ponerse calor o hielo en la zona dolorida. De esta forma se pondrá hielo las primeras 48 a 72 horas y luego calor.
  • Tomar ciertos medicamentos sin receta médica como analgésicos (ibuprofeno o paracetamol). En este sentido, se aconseja consultarlo antes al médico.
  • Reducir la actividad dos días después de haber sentido el dolor e ir introduciéndola de forma paulatina.
  • No levantar objetos pesados ni torcer la espalda las primeras 6 semanas después de haber tenido el dolor.
  • Realizar ejercicio físico transcurridas de 2 a 3 semanas después del dolor de ciática. Estos ejercicios pueden ir encaminados a fortalecer el abdomen y mejorar la flexibilidad de la columna vertebral.
  • Hacer fisioterapia si el dolor de ciática es muy grande.

Si después de todas estas recomendaciones el paciente continúa presentando los característicos síntomas de la ciática, el médico puede aconsejar inyecciones de ciertos fármacos para disminuir la inflamación de alrededor del nervio. También puede recetar otros medicamentos para reducir los dolores punzantes producidos por la irritación del nervio.

Posibles riesgos y complicaciones

Generalmente el dolor de ciática mejora por sí solo, aunque puede que reaparezca. No suele producir complicaciones en sí. Estas aparecerán según sea la causa que produzca la ciática como la hernia de disco o la estenosis raquídea. Esto puede hacer que exista un entumecimiento o dolor permanente de la pierna.

La persona con dolor de ciática acudirá al médico si:

  • Tiene una fiebre inexplicable y con dolor de espalda.
  • Sufre dolor de espalda después de un golpe o caída fuerte.
  • La columna o espalda están rojas e hinchadas.
  • Tiene dolor que baja por las piernas por debajo de la rodilla.

También acudirá a urgencias si:

  • Sangra al orinar.
  • El dolor es peor cuando se acuesta o despierta por la noche.
  • Sufre de incontinencia.
  • Ha perdido mucho peso de forma involuntaria.
  • Se siente peor del dolor de espalda (le dura más de 4 semanas).
  • Ha tomado esteroides o fármacos intravenosos.

¿Cómo se previene el dolor de ciática?

No es nada frecuente que los síntomas de la ciática empeoren y aparezcan severas complicaciones.

No es nada frecuente que los síntomas de la ciática empeoren y aparezcan severas complicaciones.

La única forma de prevenirlo es saber qué causa el daño al nervio. Por otra parte, se aconseja al paciente que no se quede sentado o acostado durante mucho tiempo con presión sobre los glúteos.

Para prevenir el dolor de ciática además se podrá poner en marcha un programa específico de ejercicios controlados y progresivos, hechos alrededor de la causa que realmente provoca el dolor de la ciática.

Con estos ejercicios se intentará cumplir dos propósitos fundamentalmente:

  • Disminuir el dolor ciático a corto plazo.
  • Preparar el cuerpo de tal forma que se puedan evitar un dolor futuro.

Normalmente un fisioterapeuta u otros especialista de la espalda diseñará los ejercicios específicos para enseñárselos al paciente y así este podrá ponerlos en práctica en su casa disminuyendo la posibilidad de sufrir este tipo de dolor.

También es importante tener una correcta superficie de descanso (un buen colchón viscoelástico, por ejemplo) que esté en unas condiciones óptimas de conservación y que suponga un eficaz sostén para el cuerpo durante la noche.

Si tienes algún problema de salud, recuerda que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta. Consulta aquí como funciona.

En resumen, la aparición de los síntomas de la ciática requerirá que el médico encuentre el origen de los mismos para que esta pueda ser tratada de la forma más rápida y efectiva.

  • Artículo escrito por:
  • Doctora Maria José Fernández Jiménez

  • Licenciado en 1995 en Medicina y Cirugía por la Universidad de Málaga (UMA)
  • Colegiado 7.624 del Colegio de Médicos de Málaga
 
 

Aviso: esta página contiene artículos de contenido médico y sanitario pero en ningún momento debe tomarse como guía exclusiva para un problema de salud. Para cualquier duda sobre un problema de salud debe acudir al especialista. BonoMédico no es un consultorio médico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.